La luz en los huesos

Por María Laura Riba. Corrientes / Resistencia. Escritora

Luz en la noche, pero no en cualquier parte de la noche sino en las palabras que habitan en ella. La luz mala, la luz buena, la luz que, simplemente, está. Esa luz es la que se enciende en el último libro de poemas El hueso de la noche, de Estefanía Ceballos.

Una vez, hace tiempo, una niña poeta, desde su guarida, nos dijo: “en esta casa vive una niña de ojos tristes / me pregunto si los habrá con más tristeza”, y nos dejó con ganas de decirle / mentirle que todo iba a estar bien en este mundo (poema La guarida. Libro Desde la guarida. Estefanía Ceballos. Editorial Ciudad Gótica. Rosario, Santa Fe, Argentina. 2014).

Más adelante, esa niña atravesó todos los espejos y nos habló de “las manos sangrantes los pies desnudos”, de “un rosario de caracoles muertos” (poema Distancia X. Libro Desde la guarida. Estefanía Ceballos. Editorial Ciudad Gótica. Rosario, Santa Fe, Argentina. 2014), y entonces nos preguntamos en qué momento una niña se vuelve hembra cuestionadora, sale al mundo, y ya no se oculta.

Pasaron los años y Estefanía Ceballos hoy nos dice cómo la conmovió y la conmocionó roer, arañar, acariciar y acunar las palabras en El hueso de la noche (El Suri Porfiado Ediciones. Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina. 2021). Ahora, a ella, la sed, le “cabalga” sobre la lengua, lugar donde “…siempre hay / una palabra / que se abre”.

La luz mala y la luz buena en las noches, esa luna inexplicable de los huesos abandonados en el camino, nos dicen lo que parece obvio, pero que no lo es hasta que el brillo del silencio nos alucina. Estefanía se encandila y nos encandila, anda a tientas hasta que se protege y aprende a mirar.

Supo “que no se puede atravesar una tormenta con movimientos elegantes / no se puede ser estética allí    ni simpática”, descubrió “el lenguaje del hierro” por eso reconoce que existe una “zona de derribo” donde un cuerpo es “un continente repleto de imperfecciones”.

Esa luz que Ceballos descubre En el hueso de la noche, también nos enceguece, sin embargo, es su poesía la que nos resguarda. Nos advierte: “dicen que algo debo ofrecer / todos los días a las 7 am lo reclaman por escrito…” y nos previene acerca de los “espejismos”, de “la palabra sola” que está “de un lado de la cáscara”. Por eso seguimos leyendo bajo la luz de los huesos nacidos durante las noches, y no tenemos miedo, ni siquiera del tren que “ya no pasa por el pueblo” porque, como Estefanía, aprendimos “a saludar a su fantasma”.

El hueso de la noche se divide en cuatro partes, más bien, se enlaza en cuatro partes. La vida se va haciendo trenza en sus versos, la palabra, la poesía “que sí pero no”, el amor, el desamor, los márgenes, los recuerdos, los sentimientos, la casa “de antes” que desaparece, la casa donde se sienta a esperar “que me devuelvan el aliento”, el caos y su invasión, el caos y su mutismo, la abuela que ya no está, pero sobrevive a los embates del olvido: “lo que resta de la abuela / es violento y pesado / llueve sobre todas las cosas / mancha de un moho espeso las paredes de la casa”.

Este nuevo libro de poemas de Estefanía Ceballos, nos convoca a sentarnos alrededor de nuestro fuego interno y a mirarnos, a dolernos, a aceptar este cuerpo “que habito como una constructora / conozco la corriente eléctrica que corre por debajo”, a sentir que “siempre es sábado en la casa de la infancia”, a preguntarnos “¿de quién la palabra que desentona?”, y a seguir, seguir la vida que germina en todas las palabras. En éstas, de El hueso de la noche.

ESTEFANÍA CEBALLOS nació en Corrientes en 1982. Es poeta y gestora cultural independiente. En 2014 publicó Desde la guarida; en 2019, Punzantes Ninfas, libro compartido con la poeta Laura Yasán. Participó en varias antologías y revistas nacionales e internacionales de poesía. Para contactar con la autora y/o adquirir sus libros escribir al correo electrónico niaceballos@gmail.com, a través de su Instagram: @niaceballos y/o Facebook: Estefanía Ceballos

1 Comment

  1. Análisis y comentariose que aproximan gozosamente a la obra poética de Estefanía Ceballos, rescatando bellas expresiones que invitan a adentrarse en dicha obra.
    Excelente artículo, María Laura Riba.

    Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s