Bi Festival de Autoras del NEA: palabras y cuerpo en escena

Por Natalia Schejter (@teatroenelnea). Santa Ana de los Guácaras, Corrientes. Investigadora y crítica teatral

Entre el 1 y el 4 de septiembre de este año, se realizó la segunda edición del Bi Festival de autoras del NEA: “De la idea a la acción”. Veinte obras de autoras de la región se pusieron en escena en Resistencia y en Corrientes; la condición fue que la autora no podría dirigir su propio texto, si actuar o dirigir a otras. Mientras escribo, miro el puente General Manuel Belgrano que une a las dos provincias sobre el Río Paraná. Observo a los camiones y autos cruzarse en una coreografía que contiene la cadencia del río, y pienso que es una buena imagen para arrancar a contar lo vivido en este festival: unión y cruces.

Hasta hace pocos años hablábamos de la falta de dramaturgia regional, y la poca que había, en gran parte (como en casi todos los ámbitos) estaba en manos de hombres. Este festival nace impulsado por la Fundación Cultural Acuífero Guaraní. Su primera edición (2021), se realizó en Resistencia y Posadas, este año contó con la producción de la Fundación Skené, anfitriones de la sede Corrientes. En esta convocatoria recibieron 39 textos dramáticos, casi todas las autoras pertenecen a la Colectiva de Autoras del NEA, primer signo vital de una actividad emergente que tiene mucho camino por recorrer.

Se convocaron a 189 directores y directoras de la región para dirigir esos textos y el resultado fue de cuatro días de festival, en tres sedes (Sala Skené, de Corrientes y en las Sala Galatea y La Máscara Teatro en Resistencia) en las que participaron 20 obras y se hicieron 21 funciones. Además, hubo actividades paralelas: un Seminario teórico-práctico de escritura dramática en verso y rima, a cargo de Sandra Silveyra (Bs. As.), un Taller de Producción Teatral a cargo de Paula Delprato (Córdoba) y el panel de devoluciones integrado por 4 especialistas de Formosa, Chaco y Corrientes.

Me convocaron para ser parte del equipo de devoluciones de la sede Corrientes, una tarea movilizante, la oportunidad de escuchar sobre los procesos, los cruces, las vivencias, y conocernos. Desde ese lugar vi y escuché, y parte de allí esta crónica.

La mayoría de los elencos y las autoras son noveles, y muchas de ellas, debutaron en el Bi Festival: como actrices, como dramaturgas, como directoras. Algunas llegaron desde ciudades pequeñas de Misiones, de Corrientes y de Chaco, todas compartían la emoción de salir de gira por primera vez. Chaco fue la provincia con más participantes, le sigue Misiones; Corrientes y Formosa tuvieron pocas participaciones. Podemos arriesgarnos a pensar este panorama, como una foto que se acerca bastante a describir la realidad de la producción actual de cada territorio, aun así, este despertar conmueve.

En cada conversación hemos pasado por el tópico de lo silenciado, lo callado, la imposibilidad de hablar. En una ronda de devoluciones, una compañera decía: “Nuestras realidades, nuestras idiosincrasias, son muy diferentes. Las mujeres, tenemos culturalmente el “no hablar”. Nosotras cargamos con el agua, con la leña, con el bolso, con el hijo…no decimos…atravesamos las situaciones sin decirlas.”

El realismo aparece como estética dominante en esta teatralidad femenina incipiente. A simple vista y a primeras conversaciones, noto que, más allá del conocimiento de estéticas e historia teatral, o de las formaciones y trayectorias de cada elenco y dramaturga; comparten una necesidad de decir, sin metáforas y con todas las letras, lo que “nos pasa a todas”.

Cada una escribe desde su territorio, desde su paisaje, su idiosincrasia particular, su historia. Estas dramaturgas, también escriben desde el dolor en el cuerpo, el propio o el ajeno; es que las mujeres solemos doler también con lo que le sucede a la otra. Escuché a una mujer del impenetrable chaqueño y a una de un pueblo de Misiones decir que una vez que vieron sus textos en escena, se sintieron libres, que ya no les pertenece, que es de todas. Hablaron de sacarse de encima el dolor del cuerpo, diciendo, compartiendo. La potencia de poner en escena (y poner en palabras) es inmensa.

 

Imagen: Daniel O. Luppo

1 Comment

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s