Sobre la evolución de las especies, Darwin y el yaguareté

Por Anahí Fleck. Córdoba – Posadas. Genetista, ambientalista y escritora

No se ya si lo leí o me lo contaron, lo vi o lo imagine… Tal vez estoy recordando me dijo mi maestro de reiki, la vida es así no es un dulce, no es una nube de azúcar me repite otro maestro, el de yoga, que conociendo los vedas llama a la sabiduría que poseemos. ANAHI 1

No se trata de cosas mágicas, ni espiritualidad naif, esto es biología, ecología, ciencia, comprobar, repetir, volver a comprobar y tal vez aceptar…y sino, si las piezas no encajan firmemente negar.

Las eras geológicas lo venían definiendo, tiempo al tiempo que marcó pasos en el comportamiento, en las formas de vivir, alimentarse, encontrarse para reproducirse o defenderse, conductas altruistas, egoístas, el más fuerte, el macho alfa, la hembra con crías, la expulsión de la manada. Y a todo esto… el yaguareté no esperó a que evolucione la etología de los pequeños y medianos mamíferos, él se abalanzó sobre los desprevenidos, distraídos, menores y envejecidos, él se fijó y se sigue fijando en presas (las más fáciles). A él la evolución y la presión ambiental le pisan los talones. A él, cada día que pasa, le desplazan las fronteras y no puede esperar a que las comadrejas y tapires, los hurones y coatíes, los carpinchos y tatetos desarrollen nuevas estrategias de mimetismo, comensalismo, competencia o cooperación, dormir a la vista entre raíces de un centenario alecrín ya no es seguro, distraerse bebiendo agua o persiguiendo una mariposa o un murciélago no serían opción.

La especiación y adaptación de los organismos frente a un ambiente siempre cambiante ha sido la clave para avanzar sobre los territorios y ha sido el puente entre el existir o extinguirse.

Creería que más bien pronto, un yaguareté cualquiera, un día de éstos, tendría que solicitar la compensación por los bonos de carbono para comprar bitcoin o cualquier otra monera digital y aumentar las reservas…especular el precio y venderlas en el momento más oportuno para comprar tiempo y poder darle cuerda al reloj climático.

¿Y el Paraná? Pero si corren unos 6600 metros cúbicos por segundo, claro, ¿pero y los afluentes que debieran incluir e inyectar agua y vida cada tanto? Cuando frente a las ultimas sequías cesaron sus aportes de ricas aguas, el Paraná no se detuvo, no volvió a las nacientes y pregunto si querían que las espere, que vuelvan a aflorar y brotar desde las profundidades esa fuente inagotable…claro inagotable, hasta que se agotó.

Si el Paraná no vuelve a buscar de la mano a cada vertiente para llevarla hasta el atlántico, si el yaguareté no espera a que sus presas se escondan mejor, si las áreas naturales en sus bordes y zonas buffer se reducen y desaparecen, si el tiempo para tomar conciencia se acaba.

¿Qué nos queda?

Tal vez, algunos indicios de vida, colores que si se meten por los ojos nos devuelven el hálito, nos sincronizan pensando desde una teoría de campos mórficos, cuál es la frecuencia que el paso de un aguará popé posee para que sin saber de GIS y cartografía satelital ni mapas de riesgo encuentre los sitios que todavía tienen agua y nos firme con su huella “yo pasé por acá”.

Entonces vuelvo a mí, a mis senderos, mis recorridos, mis árboles, mis pájaros, vuelvo y cuando vuelvo no encuentro nada. Me acostumbre a ver lo mismo siempre y ante lo nuevo quedo atónita como si esas nubes rojas que aparecen cada tanto y vuelan chapas, tumban muros, abren puertas, desvían caminos y arroyos me dan sed, me llenan de tierra los ojos y ya no los puedo usar para ver. Me valgo de otros sentidos, recorro el camino más largo del mundo, desde la mente al corazón, 50 cm aproximadamente que pueden llegar a tomarme años y años hasta llegar a destino. Conecto lo que se, lo que dicen, lo que leo, lo que veo, saco de mi la trama de la vida y siendo el yaguareté, el Paraná, el alecrín y todos los demás. Contribuyo sin olvidar que soy una más.

 Fotografía: Arroyo Pepirí, en el corazón de Yaboty. Toma de la autora.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s