Diálogo entre poemas

Por Alicia Marina Rossi. Resistencia, Chaco. Escritora de poesía y novela.

La poesía, el «arte de la condensación» al decir de la poeta Ana Luisa Amaral, lleva un cofre con mapas, con signos por descifrar. Entonces me pregunté: qué dicen los versos, qué hay detrás, en lo profundo, en los silencios de un poema, en su cartografía.

El verso que sacudió e interrogó a mi mente decía:

“Desnombrar las palabras…/

tal vez

al no saber el nombre de lo que hace

el torturador

cese”

Lo extraño, lo inesperado fue que otro poema intentó responderme y lo bueno fue comprobar que los poemas dialogan, las artes dialogan, las obras con sus autores dialogan.

Y esto fue lo que otro poema respondió a su autora:

Cuando llega la pregunta que pregunta: ¿qué haces?

y el hombre no lo sabe

se detiene

se detiene y piensa.

Piensa y no sabe el nombre de la acción.

Entonces se pierde más aun y se suspende.

Detenido busca el motivo

la causa

la idea que la impulsa y la sostiene.

Cuando la encuentra

aunque fuere falsa

aunque fuere mala

aunque dañe y mate

sigue.

 

La  justificación

del que ejecuta la tortura es lo que le vale:

una venganza  

su dolor más grande

exhibir su poder

unos míseros pesos para su mísera vida

todo aquello que le valga o le pese más

que el sufrimiento del torturado.

 

A la víctima se le recomienda escapar

antes de que el verdugo halle una razón

y dé nombre a lo que hace.

 

Volverá  a la acción si encuentra la palabra

que la nombra y lo sostiene.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s