La guitarra olvidada de Oscar Alemán

Por Carlos Piegari. Buenos Aires, Barcelona, Posadas. Escritor sofista

Uno va por la vida dejando retazos de berretines, caprichos que suelen ser considerados infantiles. No conozco quién decide que algo es insignificante o importante. Sólo acepto que la palabra “berretín” hoy suena a jerga del pasado. Según los que saben es un lunfardismo de origen italiano que apodaría a un lugar donde se guardan cosas, en mi caso en la memoria emocional. Pero para la policía los “berretineros” eran una clase de timadores. Creo que esto también me cabe porque alguien que escribe es una especie de truhan o médium que trafica con palabras espectrales. Basta de digresiones filológicas y revelemos uno de esos “berretines” que se cayeron de mi historia personal, en este caso una guitarra. Más precisamente una guitarra “gypsy” o gitana de la afamada marca francesa Selmer.

Resulta que de joven, esquivando la atmósfera pesada color verde oliva de Argentina, anduve por Europa ganándome la vida como músico. Y no va que uno, sin tentar al destino, se para frente a la vidriera de una casa que vende instrumentos musicales en París. Y allí estaba ella. Una guitarra acústica de diseño delicado, el diapasón esbelto, un clavijero diferente, la boca ovalada con forma de asombro y una caja con un “cutaway” (el hueco en la parte baja del mástil) que me sedujo como un amor a primera vista. Recuerdo que entré y me atendió el dueño, un español, con el que nos trenzamos en una charla casi infinita. Me contó que aquella era una  Selmer-Maccaferri, la guitarra favorita de Django Reinhardt. Yo conocía este modelo porque era igual a la que usaba otro gran guitarrista argentino que se llamó Oscar Alemán. Quise comprar aquella Selmer tan asociada al jazz manouche, swing gitano o balcánico con profundas raíces francesas. Pero su precio era muy alto para mi presupuesto nómade, el vendedor español certificaba que había pertenecido al mismísimo Django Reinhardt. Y la guitarra se trasformó en uno de mis “berretines” perdidos.  

Pasaron casi cincuenta años, viajo al Chaco representando a Neaconatus, además de presentar un nuevo libro en la Feria Iberoamericana del Libro 2021, y la poeta Alicia Marina Rossi me acompaña a visitar en la ciudad de Resistencia el inefable Fogón de los Arrieros, espacio cultural casi único en el mundo. Inclasificable: casa-museo, sala de exposiciones y conciertos, taller de pintura y escultura, café de tertulias o refugio de artistas e intelectuales. Un lugar que podría arraigar su nacimiento sobre 1944. Creado por Aldo Boglietti con la profunda impronta de Juan de Dios Mena, atesora dentro de un edificio con una arquitectura visionaria: murales, pinturas, esculturas, grabados, libros y un casi innumerable tesoro de objetos inclasificables.

El Fogón de los Arrieros es la Wunderkammer (Gabinete de las maravillas) del noreste argentino. Pero como en toda visita a un lugar encantado pasan cosas mágicas. Apenas comienzo el recorrido por sus pasillos alzo la vista y en un balcón interno veo una guitarra Selmer gitana, igual a la que renuncié en París por los años setenta. Nuestros cordiales anfitriones observaron mi mirada suspendida en el aire, fueron a buscarla y me permitieron estrecharla y probar algunos acordes en sus cuerdas. La etiqueta interior es la original de la luthería francesa Selmer, superpuesta tiene una pequeña oblea de la Antigua Casa Núñez de Buenos Aires. Mientras tanto me contaban que había pertenecido a Oscar Alemán, el guitarrista nacido en Machagai (Chaco) de madre qom (toba) y padre uruguayo, que el músico, durante años tocando junto a Joséphine Baker por toda Europa, supo pasar por el fogón y dejarla de regalo, que había sido restaurada recientemente… Pero yo viajaba en el tiempo cinco décadas atrás y volvía a ser aquel joven que se reencontraba con un viejo amor. Cosas que pueden pasar sólo en El Fogón de los Arrieros donde arden eternamente las brasas del asombro.

Más información sobre El Fogón de los Arrieros: http://fogondelosarrieros.com.ar/

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s