La redención del juguete olvidado

Por Naty Giménez. Resistencia, Chaco. Artista visual

El concepto de poesía objetual comenzaba a circular al saloncito-de-juguetes-olvidados-1calor disruptivo de las vanguardias europeas del siglo XX.

El  dadaísmo y el surrealismo sugirieron el uso del objeto como significante artístico cuando Duchamp propuso el  ready made -objeto resignificado- como aporte a nuevas interpretaciones y diálogos de lenguajes en torno a la realidad circundante.

Es posible pensar nuestra contemporaneidad y sus diferentes formas de dialogo entre la palabra escrita y la cosa. Un modo de percibir el objeto que poetice la experiencia cotidiana en este contexto histórico de claustro social.

Desde el quiosquito “tránsito de arte” se propuso generar un espacio de estudio y experimentación entre literatura y fotografía denominado “Primer saloncito de poesía objetual”, donde la vía de exploración fue el objeto juguete.

Existe  una magia particular en los juguetes desechados, tesoros de un pasado que brillan sobre el tiempo, historias no contadas que retoman su propia voz. Son amuletos a pasadizos secretos en nuestras memorias y abren canales de comunicación que desencadenan experiencias lúdicas.

La poesía nos libera opresiones cotidianas, como entrar al sueño despierto. La literatura se vale del objeto para transformarlo en materia poética, creando un nuevo tejido de interpretaciones.

La propuesta del saloncito resulto un devenir melancólico, un buen café frente a la pantalla y a deleitarnos con el material. Cada fotografía recibida fue una invitación a develar complejos relatos que se construyeron con los objetos preciados. 

Bebotes percudidos por el tiempo, antiguas muñecas que encarnan historias, barquitos abandonados en las tejas descascaradas de un techo, dejando al olvido una niñez descolocada; Pastillero caracol, con esa golosina que comíamos rogando que no acabe nunca; autitos de carrera soñando una vuelta imaginaria; caballitos de plástico y miniaturas formaron parte de las composiciones realizadas: un sugestivo cortejo entre la imagen visual y las palabras.

“Primer saloncito de poesía objetual fue una invitación a sumergirse en las  profundidades de nuestras infancias, un paseo en busca del tesoro: “el objeto desechado”.

La atemporalidad del legado de Duchamp evidencia esa conexión entre arte y objeto, que continúa tejiendo las estrategias inoxidables del arte contemporáneo, para abrir  vías de experimentación y nuevas lecturas.

Al fin y al cabo, el juguete desechado somos nosotros y las vivencias personales que en ellos quedaron, y en su vínculo con la palabra literaria adquieren categoría  de objetos poéticos.

Para conocer las obras de los artistas que formaron parte del “Primer saloncito de poesía objetual” ingresa al siguiente link  https://instagram.com/el_quiosquito?igshid=1a5rxbhbdutnm

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s