Documento original de Salvador Lentini Fraga

En La construcción del pasado[1] se menciona una “cultura de la posibilidad” como respuesta a la presente convicción de que “ahora todo eso se ha perdido”. No solemos tener en cuenta los momentos ordinarios en que suceden cosas extraordinarias, al menos hasta que llegó la pandemia y nos obligó a realizar tareas que antes postergábamos por otras, casi siempre insustanciales, que considerábamos urgentes e ineludibles. Puede que ordenar una biblioteca, por ejemplo, sea una de las nuevas actividades que antes solíamos diferir para “cuando tuviéramos tiempo”. Entonces, tal vez, esa cultura de la posibilidad se activa y desde libros olvidados y cuadernos con apuntes casi velados, caiga en nuestras manos una hoja de papel amarillo mecanografiada con apuntes manuscritos. Así sucedió en la casa de Graciela Cambas en Posadas cuando su hijo Gervasio Malagrida encontró el poema de Salvador Lentini Fraga, Sueño del pescador.

Compartimos el documento cedido para ser reproducido a través de esta publicación, y desde ese fragmento del pasado recordamos quien fue Salvador Lentini Fraga. Uno de aquellos maestros de la sombra que solían recorrer las calles y los caminos, en este caso de Posadas y Misiones, llevando a cuestas un morral cargado de melancolía y enigmas. Hoy casi ya no existen hombres y mujeres que sepan esconder algún misterio.

A Lentini Fraga se lo evoca como poeta, periodista e historiador nacido a principios del siglo XX y muerto, a la temprana de edad de cincuenta y seis años, en 1972. Poco se tiene en cuenta su bohemia pertinaz, otra marca cultural de la época y la decisión de vivir casi recluido. Nació en San Javier, Alto Uruguay, y con dieciséis años ingreso a trabajar en los albores del diario El Territorio. Quizás su momento de mayor reconocimiento público tuvo lugar cuando la prestigiosa revista Todo es historia de Félix Luna publicó sus investigaciones sobre la batalla de Mbororé.

Sin abandonar esta lógica de la “posibilidad” cabría, utilizando el juego de espejos del recuerdo, regresar hasta el momento en que este poema es escrito. En la casa de Aníbal Cambas y Pocha Antoni, Salvador Lentini Fraga comparte velada con el matrimonio anfitrión. En la animada charla la mujer argumenta que el poeta, asiduo invitado, no ha compuesto hasta ese momento unas estrofas dedicadas a la figura mítica de pescador regional. El reflejo especular devuelve la imagen de Lentini Fraga yendo presuroso hacia la máquina de escribir particular de don Cambas y en un rapto de inspiración teclea estos versos que hoy publicamos. De inmediato los corrige a lápiz, Aníbal Cambas toma la hoja y apunta al final “es de Lentini a pedido de Pocha”, se lo entrega a su esposa. Un regalo que sella la amable tertulia.

Fin de la imagen, los espejos de la imaginación posible opacan el azogue del pasado y el poeta regresa hasta aquel silencio espectral que lo rodeaba en vida. En una sociedad que no admitía la diversidad ni las elecciones afectivas privadas. La voluntad de sus amigos y amigas prosperó y las palabras de Lentini Fraga hoy son el sotobosque lírico que acuna los árboles de una poesía regional que supo crecer seducida por la exuberancia natural.

Mientras tanto en la espesura de una biblioteca borgiana fue descubierta una hoja con un poema, como botella al mar que encalla en la playa luego de un largo viaje a través del tiempo y el espacio.

Agradecemos a Graciela Cambas y Gervasio Malagrida el aporte histórico que comparten con Neaconatus, literatura desde aquí. Colaboración que nos permite, a su vez, difundir conocimiento de manera abierta y libre.

[1] Antonio Pizza.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s